julio 14, 2008

la voz de las letras...



la letra muda huyó de mi abecedario...
y hoy, la imagino libre en toda su naturaleza…
lejos de esas extrañas palabras
que la aprisionaban, la acorralaban y la querían controlar...

a esta letra la tomé prestada alguna noche de enero
en un tiempo lejano,

la tuve como rehén durante varias estaciones
y la coloqué en todas mis palabras escritas e imaginadas,
la robé para mis frases, mis canciones y poemas
sin que ni siquiera se diera cuenta

inventé con ella todo un nuevo idioma,
y –en mi apresurado afán-
rompí sin parar
todas y cada unas de las reglas de caligrafía, ortografía y sintaxis...
así, terminé escribiendo fábulas desconocidas y raras palabras,
de esas que no aparecen en los diccionarios...

la letra sin nombre no habló para mi,
hasta hoy no conozco su voz de protesta,
es más, hasta hoy no he escuchado ninguna de sus voces,
todo el tiempo permaneció ausente
sumergida en una burbuja impermeable

ella, sin saberlo,
se dejaba escribir en todos mis mensajes,
era el principio, el medio y el final de mis nuevas palabras,
escribió silenciosamente las historias de mis primaveras y otoños
y mientras yo transitaba
por los mágicos e increíbles mundos inexplorados de la escritura,
ella seguía ahí, calladamente...

así la recuerdo hoy, sin voz...
y sonrío otra vez...y vuelvo a sonreír
su silencio lo decía todo
su naturaleza era la que estaba hablando en todo este tiempo...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

la verdad nos hace libres, me gustó tu post

Anónimo dijo...

en mi abcdario existen varias letras mudas, pero me gustan más las letras habladoras, las traviesas, las inquietas, las que parecen ser más libres

henraf dijo...

las mudas están letras para callar...

m dijo...

cada letra es mágicamente especial, sólo es cuestión de estar atentos a sus lenguajes y a sus particulares formas de decir las cosas...

gracias por su visita!!!

Anónimo dijo...

Hay partidas que te dejan el corazon roto, huídas que dañan el alma pero que son necesarias, que no se entienden pero se aceptan.

Que se hable al respecto o no ya no importa, las palabras sobran cuando los hechos están ahi tan visibles.

Es sorprendente que a pesar de todo termines con una sonrisa.

Letras fuertes eh...
Lois

m dijo...

wow...
vaya lectura!!!

creo que con el tiempo vas entendiendo el sentido de la frase "dejar ser", y aceptas esa libertad de elegir entre hablar o callar...

creo que exiten silencios para no lastimar...me quedo con eso.

un sonrisa, en momentos así, ayuda bastante :)