junio 20, 2011

edades


la edad de mi piel que ha tocado la escarcha y la seda
la edad de mi boca que ha gustado de la sal y el azúcar
la edad de mis oídos que han escuchado estruendos y melodías
la edad de mi corazón que ha vivido encuentros y despedidas
la edad de mi nariz que ha olido hedores y fragancias
la edad de mis ojos que han visto poco y han admirado todo
la edad de mi edad...
-es mi edad-

9 comentarios:

MariluzGH dijo...

Y es la que debemos vivir a cada segundo... nuestra propia edad

Me gusta :)

besos

Mixha Zizek dijo...

Es una bella entrada, y debes aprovechar esa edad para vivirla esplendidamente, y con todo lo bello que ella puede darte sea lo que viniera siempre será único, bellas palabras, besos

Inocencia Montes dijo...

¿Y nunca tuviste esa sensación... cuando cada sentido tiene un desgaste diferente?. Que tienes una edad terriblemente hermosa para mirar y sentir la piel, pero estas cansada de escuchar y oler. Me he parado a meditar si todos mis sentidos tendrán la misma edad. Un beso

una chica de ojos marrones dijo...

me gusta!
besos!!

Sneyder dijo...

Lo importante es vivirla segundo a segundo….sentir que estamos vivos, no importa la edad.

Un beso

Anónimo dijo...

Nuestros sentidos han tenido una experiencia en particular, la mixtura de sus emociones se han manifestado en nosotras. Besos

Maya

cabezademonte dijo...

Todo nuestro ser nos conforma, somos aquello que nuestros sentidos perciben y el pensamiento reúne en un sentir y la edad sólo añade poso, versiones diversas de las mismas cosas, matiz perfecto para comprender mejor las cosas, los seres, nuestra vida.
Me gustó mucho.

Abrazos!

Funes de la Torre dijo...

Es estremecedor saber que muchas veces somos enormes en la edad de nuestros ojos u oidos, pero que podemos ser muy pequeños en otros como en la edad de nuestra corazon.
Cuando puedas pasate por mi blog, ais ocmpartimos comentarios.

Saludo

Funes

Penélope dijo...

la edad del silencio
la edad de los sueños
la edad de quien aún no ha nacido
la edad que siempre tendrás
al atardecer bajo la luna y la brisa...

Penélope