junio 21, 2008

De regreso a casa...



Cuando el sol se despide del día y la noche se adueña de la ciudad yo espero ansiosamente salir de la oficina, ponerme mis audífonos y dar el primer paso para caminar bajo la lluvia. Ya se me hizo una feliz costumbre, sobre todo en estos días de invierno, estación del año que hace que mis pies se sientan libres y empiecen a caminar y mis otros sentidos, también liberados y listos para la nueva aventura, se apresuren en escoger la nueva ruta que me llevará de regreso a casa...

Es increíble lo que sucede momentos después...sin darme cuenta e inevitablemente, termino sumergida en una conversación fuera de lo común, como si mi ser se desdoblara para hacerme compañía o mejor aún, es como si alguien presionara en mi el play para dar inicio a la plática, a esa forma extraña de hablar conmigo a solas, a esa manera particular de encontrar mis respuestas, revelando en esos pocos minutos mis emociones, sensaciones y sentimientos...esos acumulados durante el día y que necesitan ser atendidos de emergencia...toda una lista de ideas y reclamos silenciosos que esperan su turno...

hay de todo en mis diálogos, están las excusas, las explicaciones, las risas, los recuerdos y mucho más...suena a locura pero así es...creo que descubrí otra forma de comunicación más saludable, en la que no hiero con mis palabras, en la que confieso libremente mis miedos y sentimientos sobre todo si pienso y hablo –supuestamente- con las personas que no tengo cerca y con las que extraño tener una larga plática...o tal vez resolver un asunto pendiente...

Sentirme acompañada es agradable, más aún si mis caminatas las hago en días de lluvia...

si al final del día, en algún momento improvisado sientes una voz lejana o un murmullo indiscreto cerca de ti...soy yo..estoy conversando contigo de regreso a casa....

6 comentarios:

Anónimo dijo...

te escucharé en silencio querida amiga...me encantará hablar contigo chica linda!!!
Jano

Sarimaria dijo...

Recuerdo esa misma sensacion, justo cuando tenia que caminar todo el espacio entre la puerta principal y la puerta de mi oficina.
Creo que aproximadamente era como 1 kilometro, pero a pesar de la distancia me encanta caminar y venir cantando y pensando, en todas las posibles respuestas a cada uno de los problemas , ademas claro de planear todo cuanto tenia que hacer.
Creo que lo importante era que lo hacia en la manana, con todas las fuerzas y las energias para comenzar!!!..de noche hubiera sido muy agotante...

henraf dijo...

parece que definitivamente toca comprar una bicicleta de asiento doble...

henraf dijo...

fuera de eso... las voces son ángeles.

m dijo...

las bicicletas ahora ya no son mi prioridad...pero gracias por la sugerencia :D

m dijo...

quiero creer que puedo conectarme en mente y pensamiento con las personas que amo...

los ángeles y sus incomparables voces estan en otra dimensión...muy lejana a mis voces humanas...

gracias por comentar...